Mi Consulta:

c/Manuel Casana  41005 Sevilla

Sígueme en Redes Sociales

DIFERENCIAS EN LA VIVENCIA EMOCIONAL ENTRE HOMBRES Y MUJERES.

Yo he hecho terapia, considero que todos los que nos dedicamos a esta profesión deberíamos hacerla, te ayudan a conocerte mejor, uno a veces no puede o no quiere verse de una forma más objetiva.

Esa psicóloga que me acompañó en mi proceso terapéutico me dijo una vez una frase que se me ha quedado para toda la vida:

LOS HOMBRES SURFEAN EN LAS EMOCIONES Y NOSOTRAS, LAS MUJERES, NOS SUMERGIMOS EN ELLAS.

Cuándo ella me lo dijo yo, en mi creencia personal muy feminista, pensé que eso no era así, pero ahora, con 55 años y una vida de trayectoria profesional interviniendo con personas, hombres y mujeres, pienso que tiene toda la razón, y hablo siempre desde mi experiencia, lo que yo veo en consulta, lo que yo percibo en mi entorno, en mis familiares, en mis amigos. Creo verdaderamente que los hombres y las mujeres vivimos las emociones de forma muy diferente, no voy a entrar hoy en los motivos que hacen esta diferencia, sino en mi creencia de lo que yo veo en mis pacientes.

Las mujeres en la consulta lloran con mucha mayor facilidad que los hombres, son capaces de recordar hechos del pasado con detalle en los que hubo para ellas una gran carga emocional, sufren más por amor, se enganchan más a las relaciones incluso a las que no son recomendables para ellas o son tóxicas.

Ayer mismo tuve cita con un paciente de 48 años, me leyó algo que había escrito en su casa sobre su madre y le entraron ganas de llorar, yo lo noté y se lo dije, aguantó sin llorar toda la sesión a pesar de reconocerme sus ganas. Ahí quedó esa emoción, si yo no sigo indagando en ella, no hubiera pasado de ahí, sólo hubiera surfeado en esa emoción de tristeza.

También veo como a los hombres les cuesta mucho menos distanciarse emocionalmente de las situaciones en las que deben hacerlo para poder seguir llevando una vida sana, creo que debemos aprender de esto, ese buceo en las emociones nos condiciona, nos hace suspicaces, nos hace muchas veces infelices, aunque también disfrutamos más de los positivo, pero considero que no nos resulta rentable, nos da mayor estabilidad el ser “más planas” como yo lo llamo, sentir menos y disfrutar más.

Reitero que esta es mi percepción desde mi experiencia, pero es verdad que creo profundamente que es así y eso no significa que todos los hombres sean iguales, cuando generalizamos siempre metemos a todo el mundo en el mismo saco y no es así. He atendido a hombres muy sensible y con mucho sufrimiento por ese mundo emocional, pero no ha sido la mayoría, más bien excepciones.

¿Cómo lo veis vosotros?

 

Deja un comentario