Mi Consulta:

c/Manuel Casana  41005 Sevilla

Sígueme en Redes Sociales

ESCRIBIR NOS SIRVE PARA REFLEXIONAR MÁS Y MEJOR

Es cierto que cuando no sabemos lo que sentimos o estamos perdidos, o nos sentimos desbordados, o tenemos un lio en la cabeza, escribir funciona,es útil y nos puede ayudar y mucho.

El cerebro cuando escribimos necesita hacer un análisis de lo que tiene que decir, qué palabras hay que utilizar, cómo mover la mano para poner las letras, y finalmente darle un orden lógico a las palabras para que tenga sentido. Esto lleva un trabajo cerebral enorme que aporta mucha mas reflexión que hablar. Porque a veces hablamos como si vomitásemos palabras una detrás de otra, sin que haya detrás una gran reflexión, a veces hablar sólo no  es suficiente y escribir  es una herramienta más. Siempre es mejor en papel, no en ordenador ni en tablets, porque los procesos mentales son diferentes si se hace a mano o no.

La hora en la que es mejor escribir va a depender mucho de cada paciente, algunos deben hacerlo todos los días a la misma hora, porque les cuesta mucho y deben crear un hábito. Otros a cualquier hora, no tiene que ser un diario, sino cuándo les apetezca, y otros en momentos en los que se sienten desbordados emocionalmente, así que depende de cada persona.

También es importante escribir cuando no somos capaces de contar algo que nos pasó que para nosotros es muy fuerte, algo muy gordo e importante y no somos capaces de verbalizarlo, a veces ni siquiera a la psicóloga que nos está atendiendo. Las áreas del cerebro implicadas en la escritura no son las mismas áreas que las implicadas cuando hablamos. Por lo que cuando queremos contar algo muy traumático puede ser que el área del habla se apague y no podamos contarlo verbalmente, así que la escritura si nos puede ayudar a explicar ese tema porque esa área no se haya apagado.

Está claro que nosotras, las psicólogas utilizamos en la terapia la palabra, y también funciona, claro que sirve, pero la reflexión profunda viene de escribir, sobre todo en casos en los que nos encontramos atrapados, como sin saber qué es lo que siento o hacia dónde voy.

Deja un comentario