Mi Consulta:

c/Manuel Casana  41005 Sevilla

Sígueme en Redes Sociales

ese difícil pensamiento…

la importancia del bienestar en el pensamiento

“Así, mi vida, tan identificada con el pensamiento, termina confundiéndose con éste. No sólo estoy en el pensamiento, sino que acabo siendo el pensamiento.

Si mi pensamiento es materialista tengo una vida materialista, si mi pensamiento es triste tengo una vida triste, si mi pensamiento es compulsivo tengo una vida compulsiva, si mi pensamiento está lleno de conflicto tengo una vida llena de conflicto.

….y así paso los días enredado en mis pensamientos, que me tienen en una misma escena que se repite constantemente y que está llena de contradicción y lucha.

…de manera que mi vida está atascada y muchas veces es contradictoria, conflictiva, angustiosa, frustrante…

Y mi atención, mi propia luz, volcada por completo en el pensamiento, acaba olvidándose de mí y no sabiendo quien soy ni cómo prestarme la atención que YO necesito”.

 

Este texto me lo trajo una vez una paciente, ella lo había encontrado en internet, de un autor que no sé quien es. Ella decía que se identificaba totalmente con el contenido del escrito, en realidad nos habla de la fusión de pensamiento, cómo  nos hemos acostumbrado a creernos lo que pensamos y a ser víctimas de eso que pensamos.

 

Tenemos que saber que lo sano, lo que nos aporta y lo que nos ayuda a estar bien es separarnos de ese pensamiento y ser capaces de seguir con nuestra vida, con lo organizado y planificado, con nuestras rutinas, nos diga lo que nos diga esa especie de radio que tenemos en la cabeza. No puedo, o no debo tener la vida que mi pensamiento me dice, si me dice que me va a salir algo mal, no debo dejar de hacerlo, si no, hacerlo, aunque me invada un pensamiento de incapacidad o de vergüenza o de miedo.

En realidad el pensamiento es un tema que da para mucho y que podría hablaros mucho de él, voy a ir dosificando la información para que podáis ir asumiéndola poco a poco.