Mi Consulta:

c/Manuel Casana  41005 Sevilla

Sígueme en Redes Sociales

LA IMPORTANCIA DE CONOCERNOS A NOSOTROS MISMOS.

Tengo un paciente, al que estoy viendo desde hace dos meses, tiene 37 años, tiene un muy buen trabajo, con una especialidad difícil, con una vida que aparentemente cualquiera de nosotras diríamos que muy buena. Es un hombre atractivo, con un entorno familiar normalizado. Una situación económica favorable. Nadie pensaría que tiene dificultades. En realidad no lo pensaba ni él, ha tenido que tener ciertas situaciones difíciles con su pareja para darse cuenta de que necesitaba ayuda. Realmente hace varios años que debería haber solicitado una cita a un psicólogo para hacer terapia, siempre cuanto más tardemos en empezar una terapia más enquistado estará el problema. Lo que suele pasar en estos casos es que no nos conocemos, no sabemos qué nos pasa, no queremos afrontar un proceso terapéutico, y así lo vamos postergando hasta que a veces la dificultad nos estalla y ya no podemos más y es en ese caso cuando ya sí pedimos cita a un psicólogo.

Lo que sí está claro es que tenemos que esperar también a que sea nuestro momento, hay que empezar la terapia cuando estamos dispuestos a hacer cambios, porque si no, dejamos el proceso a medias y pensamos que es que no nos ha servido de nada, que los psicólogos no sirven, sin pensar que realmente no nos hemos vinculado adecuadamente al proceso, no nos hemos esforzado en asistir a las sesiones y al cambio.

Mi paciente piensa que tiene en muchas facetas de su vida una gran insatisfacción y eso hace que quiera hacer cambios en diferentes áreas. Tras todas las sesiones mantenidas ha podido darse cuenta de que realmente no siente insatisfacción, si no una gran inseguridad que le hace no tomar decisiones por el miedo a equivocarse y al final se queda siempre estático en su vida aunque no se sienta bien y eso le genera un gran malestar.

Por eso es importante conocernos, pararnos a pensar qué nos pasa, y de dónde viene esa sensación desagradable que nos hace no sentirnos bien.

Deja un comentario