Mi Consulta:

c/Manuel Casana  41005 Sevilla

Sígueme en Redes Sociales

NO ES LO MISMO RELACIÓN TÓXICA QUE MALTRATO.

Cómo nos dejamos llevar por las modas, las modas están en todo, en el vocabulario por supuesto también, adoptamos frases y las usamos sin ser del todo conscientes de la importancia del lenguaje, y de que el lenguaje genera pensamiento y éste genera a su vez realidades. Ahora está, sobre todo entre los jóvenes, en auge la expresión “ese chaval es tóxico”….¿Tóxico?, ¿qué significa tóxico?

Quizás no nos atrevemos a decir:  “ese chaval me maltrata, tengo una gran dependencia emocional hacia él, con tal de estar con él aguanto todo”

Una relación tóxica puede ser por ambas partes, enfados continuos, faltas de respeto por ambas partes, se deja la relación y vuelven a dar oportunidades  a los pocos días, hay infidelidades por los dos lados, se controlan el móvil, se controlan las relaciones de amistad y un largo etcétera, para tener una relación tóxica no tiene por qué darse todos esos ingredientes, habitualmente se da una gran dependencia emocional por ambas partes, ya que el refuerzo intermitente engancha muchísimo.

Este tipo de relaciones tóxicas son un horror, vivimos en un continuo altibajo de emociones, en un continuo malestar para tener algunos pocos momentos de bienestar.

 

Pero eso es una cosa y otra cosa es el maltrato.

 

En una situación de maltrato por parte del hombre hacia la mujer, en un maltrato de género, la persona actúa bajo un patrón inconsciente, muy bien arraigado dentro de sí misma, y atrae a otra persona que tiene unas características psicológicas de necesidad de que la quieran, de sentirse atractiva, de tener seguridad….y un largo etcétera. Atraemos a la persona perfecta para nosotros.

Ambos, de maneras diferentes, actúan para manifestar y perpetuar la relación víctima-agresor.

La víctima también se maltrata a sí misma, aguantando, justificando los maltratos del otro.

 

El maltrato es algo que empieza a poco a poco. Al principio de la relación de pareja tóxica el maltratador, casi siempre, es una persona maravillosa, que se disfraza muy bien hasta conseguir lo que quiere: quitarte la libertad y tener el control sobre ti.

Esto se hace poco a poco, de manera tan natural que no te das cuenta, te va alejando de tus amigos y de tu familia. Él o ella necesitan estar todo el tiempo contigo: te quiere siempre a su lado. Pretende aislarte de todos y a medida que pasa el tiempo, sin darte cuenta, el otro te tiene completamente bajo control.

Cuando ya sabe que no tienes el apoyo de tu entorno actúa empezando con el maltrato y la violencia.

Cuando pasa un tiempo empiezas a darte cuenta de que algo no va bien en tu relación, pero ya es demasiado tarde, ya estás “atrapada en tu propia dependencia emocional”

 

Si sientes que en tu relación hay maltrato o es una relación tóxica, no dudes en acudir a terapia psicológica realizada por un profesional de la psicología, podrá ayudarte y acompañarte a desvincularte emocionalmente y a tener una vida plena, sin dependencias.

Deja un comentario