Mi Consulta:

c/Manuel Casana  41005 Sevilla

Sígueme en Redes Sociales

¿SE HAN ACABADO LAS RELACIONES DE PAREJA TRADICIONALES?

He visto en tiktok  a una pareja de famosos, yo no sé quienes son, no los conozco de nada, a los que les hacen una entrevista y cuentan que ellos nunca duermen juntos, ni siquiera en vacaciones, incluso en hoteles piden dos habitaciones separadas. Son una pareja de unos 50 años, y hablan de las ventajas que tiene esta forma de relación, son una pareja sólida. Siempre que sea elegido y aceptado por ambas partes de la pareja, sin que ninguno de los dos se sienta mal es una opción totalmente viable y que puede funcionar. De hecho uno de los muchos motivos de que las relaciones duren es que tengan espacios personales separados en determinados tiempos, que cada uno tenga su espacio.

Es cierto que la realidad es que la pareja hoy en día dura poco tiempo, aunque hay algunas que lo hacen bien y duran mucho, incluso toda la vida, pero no es lo más habitual ni frecuente.

Yo veo en consulta a muchas adolescentes, sobre todo chicas, que desconfían de sus parejas debido a los problemas de infidelidad de las relaciones anteriores, lo han pasado muy mal porque “les han puesto los cuernos”. Esto me hace pensar que hay un elemento fundamental que no hacen muchos  jóvenes hoy en día cuando formalizan una relación y es EL COMPROMISO, o sea establecer una base para la relación con unos límites (aunque sea una pareja abierta) y unos procedimientos para solucionar los problemas y las discusiones que tienen que venir sí o sí. Un interés expreso en querer apostar por la relación y un esfuerzo en superar los baches y las crisis que vendrán seguro.

Considero que hay otros elementos igualmente importantes y necesarios que sí creo que son más frecuentes que existan en la pareja: LA PASIÓN y LA INTIMIDAD, por lo menos eso comentan mis pacientes.

Hay otro elemento fundamental que también falta en la mayoría de las relaciones sobretodo, y siempre hablo según mi experiencia, que es LA COMUNICACIÓN DE CALIDAD,  que no significa hablar mucho, sino tener una conversación empática con nuestra pareja, que no se convierta en un monólogo sino que haya un ir y venir de mensajes que son escuchados y respetados por el otro, en la que no haya descalificaciones y que ambos puedan expresarse sin miedos a no ser entendidos o respetados.

Deja un comentario